Dos veces cerrada: la Cámara Federal ordenó reabrir la causa por la denuncia de Nisman

por | Dic 30, 2016 | Nacionales

La decisión fue por unanimidad y responde a un recurso de casi dos años motorizado por la DAIA.

causaamia

 

A horas de terminar el año, la Cámara Federal de Casación Penal resolvió reabrir la investigación contra la ex presidenta argentina Cristina Fernández, por el presunto encubrimiento a iraníes imputados en la causa AMIA. La denuncia fue iniciada por el fiscal especial Alberto Nisman, de cuya trágica muerte se cumplen dos años en pocos días más. Entre los acusados están, además de la ex Presidenta y el ex canciller Héctor Timerman, los dirigentes Luis D’Elía y Fernando Esteche y el diputado nacional Andrés Larroque.

DOS VECES CERRADA

La información del CIJ consigna que la Sala I de la Cámara, integrada por los jueces Ana María Figueroa, Mariano Borinsky y Gustavo Hornos, hizo lugar al recurso de casación que había presentado la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), la aceptó como querellante, y revocó la resolución de la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal. Con esa medida, la Cámara dispuso que se sustancie la investigación y apartó a los jueces federales intervinientes por haberse expedido sobre el fondo del asunto y en garantía de imparcialidad.

La investigación había sido cerrada dos veces: por el juez federal Daniel Rafecas y por los camaristas Eduardo Freiler y Jorge Ballestero. En ambos casos, consideraron que no habia delito. Rafecas cerró la causa en tiempo record, según se lo acusó públicamente, “sin siquiera estudiar el caso”. El fiscal ante la Cámara, Germán Moldes, acusó a los camaristas Ballestero y Freiler de «proteger a Cristina Kirchner”, y de formar parte de “una custodia para evitar que la denuncia de Nisman se investigue”.

Los tres, Rafecas, Freiler y Ballestero, fueron apartados en la sentencia de ayer, que les cuestiona que resolvieron de manera “prematura”, “arbitraria” y “parcial”. Los casadores, además, ordenan que se cumplan las medidas pedidas por la DAIA así como las que dispuso el fiscal Gerardo Pollicita, que son 45.

Los hechos denunciados, dice la Cámara, no permiten descartar de plano la posible comisión de ilícitos, debiendo ponderarse elementos de prueba previamente para su desestimación. La hipótesis de la DAIA, que reprodujo la denuncia del fiscal de primera instancia que solicitó al juez federal oportunamente la apertura de la investigación, se relaciona con una maniobra dirigida a reanudar las relaciones comerciales de nuestro país con Irán, a cambio de la impunidad de los imputados iraníes en la causa que investiga el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) del 18 de julio de 1994.

El fallo cuenta con 249 carillas y está disponible en el sitio web del Centro de Información Judicial (CIJ). (Ver aquí: http://www.cij.gov.ar/lib/web/viewer.html?file=/http://www.cij.gov.ar/d/doc-16782.pdf)

[blockquote author=»» pull=»normal»]La Cámara apartó a los jueces que desestimaron la denuncia de Nisman (Rafecas, Freiler y Ballestero) y aseguró que resolvieron de manera “prematura”, “arbitraria” y “parcial”. [/blockquote]

 

DOS AÑOS DESPUÉS, UN NUEVO INICIO

La Cámara, al apartar del expediente al juez Daniel Rafecas, consideró que su decisión de rechazar la reapertura de la denuncia fue «prematura, arbitraria y parcial». En el escrito también se ordenan medidas de prueba que fueron solicitadas por el fiscal Gerardo Pollicita -quien fue confirmado- y se acepta a la DAIA como querellante en la causa.

La causa habia estado sepultada durante casi dos años. En ese intermedio estuvieron presentes los rechazos de Rafecas y luego de los jueces Jorge Ballestero y Eduardo Feller, de la Cámara Federal, quienes desestimaron la denuncia hecha por Nisman el 14 de enero de 2015, apenas cuatro días antes de aparecer muerto en el baño de su departamento del edificio Le Parc, en Puerto Madero. Ballestero y Feller también fueron apartados por la Sala I.

El pedido de reapertura de la causa fue realizado por la DAIA a partir de dos elementos considerados clave: la grabación de una llamada entre el entonces canciller Héctor Timerman y el ex titular de la AMIA, Guillermo Borger, en la que ambos se referían a la supuesta responsabilidad de Irán en el atentado y al hecho de que el famoso Memorándum de Entendimiento fuera declarado inconstitucional.

Los magistrados integrantes de la Cámara desestimaron los reclamos de los representantes legales de Timerman, quienes pidieron «la desestimación por inexistencia de delito» y «la invalidez de uno de los pretendidos elementos probatorios», en referencia al audio cuya grabación nadie se atribuyó.

LA DENUNCIA DE NISMAN

El fallo se conoce cuando faltan pocas semanas para que se cumplan dos años de la aparición sin vida de Alberto Nisman, el 18 de enero de 2015, en su departamento del complejo Le Parc, en Puerto Madero. Nisman había sido designado en 2004 al frente de la causa AMIA por el presidente Néstor Kirchner, mediante la creación de una unidad especial para esa investigación, en la que se sumó al jefe de contraespionaje de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), el agente especial Jaime Stiusso.

Cuando se lo encontró muerto con un tiro en la cabeza, Nisman acababa de denunciar (cuatro días antes) a la entonces presidenta Cristina Kirchner por encubrimiento a Irán por la masacre de la AMIA. Según Nisman, existía «un plan delictivo destinado a dotar de impunidad a los imputados de nacionalidad iraní acusados en dicha causa, para que eludan la investigación y se sustraigan de la acción de la justicia argentina».

El fiscal muerto acusaba a funcionarios del gobierno anterior y a dirigentes vinculados de idear un plan para «fabricar la inocencia» de los iraníes acusados por el atentado de 1994 y así obtener acuerdos comerciales que incluyeran el intercambio de granos y carne por energía.

«La decisión deliberada de encubrir a los imputados de origen iraní (…) fue tomada por la cabeza del Poder Ejecutivo Nacional, Cristina Elisabet Fernández de Kirchner e instrumentada principalmente por el ministro de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, Héctor Marcos Timerman», argumentó en su presentación.

En 2011 el también fallecido periodista Pepe Eliaschev había publicado que en un informe de Alí Akbar Salehi, Ministro de Relaciones Exteriores iraní, al presidente Majmud Ajmadineyad, el primero le aseguraba al segundo que Argentina no estaba más interesada en encontrar a los responsables de los atentados terroristas en Buenos Aires ya que privilegiaban sus relaciones comerciales con Irán. Curiosamente, el propio Nisman había ridiculizado esa denuncia de Eliaschev, aunque cuatro años después confesó estar arrepentido. “No tomé en serio a Pepe Eliaschev, dudé de él y confié en el Gobierno argentino”, confesó ante las cámaras de TV.

Lo cierto es que Nisman pasó de ser un funcionario de estrecha vinculación con el Gobierno kirchnerista a constituirse en su principal enemigo. De hecho, hasta poco antes de su denuncia, el fiscal fallecido había escrito loas al gobierno de Cristina Kirchner por impulsar el caso. En esa época, quienes lo cuestionaban eran los opositores al gobierno del FPV. El escenario cambió por completo en 2015.

[blockquote author=»» pull=»normal»]Lo cierto es que Nisman pasó de ser un funcionario de estrecha vinculación con el Gobierno kirchnerista a constituirse en su principal enemigo. [/blockquote]

LOS OTROS ACUSADOS

Entre los denunciados también figuran como miembros del presunto plan de encubrimiento el dirigente Luis D’Elía, el referente de Quebracho Fernando Esteche, el lobbista iraní Jorge Alejandro «Yussuf» Khalil, el diputado Andrés Larroque, el ex juez Héctor Luis Yrimia y el supuesto agente de inteligencia Ramón Allan Bogado. Tanto Cristina Kirchner, como Timerman y los legisladores que votaron el Memorándum con Irán se enfrentan a una causa paralela por «traición a la patria», que se encuentra en el juzgado de Claudio Bonadio.

REACCIONES

La ex presidenta Cristina Kirchner respondió anoche con una ironía tras la orden judicial de reabrir la denuncia del fiscal Alberto Nisman en su contra en el marco de la causa AMIA y señaló que «lo único que les falta es acusarme de la muerte de (John) Kennedy». «Ahora me acusan de encubrir el atentado de la AMIA ocurrido hace… 22 años y medio», cuestionó la ex mandataria a través de sus cuentas en las redes sociales y bromeó con que «lo único que les falta es acusarme de la muerte de Kennedy», ocurrida en 1963.

En cambio, otro de los acusados, “Yussuf” Khalil, mencionado como nexo entre las autoridades del Gobierno argentino y los iraníes, dijo que “la reapertura de esa causa era necesaria tanto para la ciudadanía como para los imputados, nadie se tiene que sentir molesto. Yo particularmente estoy tranquilo y confiado en que los jueces buscarán saber la verdad y tratar de esclarecerle a la gente lo que verdaderamente es esa denuncia, que lo único que trajo hasta el momento fueron hostigamientos mediáticos hacia las personas acusadas”.

Las defensas de los acusados ya anunciaron que recurrirán a la Corte Suprema y ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

[blockquote author=»» pull=»normal»]Mientras que la ex Presidenta reaccionó con ironía («solo falta que me acusen de la muerte de Kennedy») otro de los acusados dijo que “la reapertura era necesaria tanto para la ciudadanía como para los que estamos imputados, para lavar nuestra imagen». [/blockquote]

LA SENTENCIA, CADA JUEZ UN VOTO DISTINTO

Los tres jueces de Casación hicieron votos distintos. Borinsky es el más duro: analiza las decisiones de Rafecas y los camaristas y les cuestiona la rapidez con que desestimaron la denuncia. El 13 de febrero de 2015 el juez Rafecas recibe la denuncia impulsada por el fiscal Pollicita, y el 26 (apenas 13 dias más tarde) la desestima; luego el 25 de marzo, la Cámara (es decir Freiler y Ballestero) respalda esa decisión. Y el fiscal De Luca desiste de avanzar en la Cámara de Casación.

Según Borinsky se puede desechar una denuncia pero primero el juez tiene la obligación de investigar y al desestimar “no puede quedar resquicio de duda, discusión jurídica o prueba pendiente de producción y la atipicidad debe surgir palmaria”. Señala que debieron hacerse las medidas de prueba (entre otras, analizar entradas y salidas del país de los funcionarios de Relaciones Exteriores que entablaron tratativas con Irán, estudiar las registros taquigráficos y fílmicos, del debate en el Congreso, analizar cruces de llamadas; allanamientos a ministerios y viviendas; analizar las visitas de D’Elia, Esteche y otros personajes a la Casa Rosada en función de las escuchas ofrecidas por Nisman, etc).

Nada de eso se realizó. Ahora hay una nueva oportunidad, que empezará a tomar forma cuando se sepa cuál de los posibles magistrados federales quedan a cargo de la causa reabierta. Ellos son María Romilda Servini, Sebastián Ramos, Ariel Lijo, Marcelo Martínez de Giorgi y Sergio Torres, de turno con los sorteos de causas que ingresan a la Cámara Federal.

[blockquote author=»» pull=»normal»]Según la sentencia, se puede desechar una denuncia pero primero el juez debe investigar, para que no quede «resquicio de duda, discusión jurídica o prueba pendiente de producción». [/blockquote]

 

En base a CIJ, La Nación, Ambito Financiero, Infobae y Página 12

Redacción de La Vanguardia

Redacción de La Vanguardia

La Vanguardia Digital. Noticias y debates desde la izquierda democrática

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content